Méndez moderniza el control del acceso rodado en el casco histórico para agilizar las entradas y salidas y reducir el tiempo de estancia

Se sustituirán los bolardos por cámaras de lectura de las matrículas, que incorporarán de manera automática el expediente sancionador de quien incumple

La alcaldesa apuesta por estas medidas para reducir los niveles de contaminación medioambiental, acústica y de vibraciones, "el que protegerá el rico patrimonio lucense"

Se mantendrán las actuales zonas de entrada y salida, pero se reordenará la confluencia de la Rolda da Muralla con calle Vilalba, que será de salida y entrada, al igual que Porta Miñá

El nuevo sistema, en el que se comenzó a trabajar en el mandato anterior, dispone de un presupuesto de 349.645 € y su implantación será de 5 meses desde que se licite

Viernes, 02 de agosto de 2019
Fuente: 
Gabinete de Prensa
Méndez moderniza el control del acceso rodado en el casco histórico para agilizar las entradas y salidas y reducir el tiempo de estancia

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, presentó hoy, acompañada del inspector Jesús Piñeiro, el Jefe de la Policía Local, la modernización del sistema de control de acceso del tráfico rodado al casco histórico, con el que se sustituirán los bolardos retráctiles actuales por cámaras de lectura de las matrículas.

Esta modernización del sistema "agilizará las entradas y salidas de los vehículos en el casco histórico y reducirá su estancia en él, rebajando por tanto los niveles de contaminación medioambiental, de emisiones de CO2, así como la contaminación acústica y de vibraciones, lo que ayudará a proteger el casco histórico y nuestro rico patrimonio, que son pilares, como ya sabéis, de nuestro modelo de ciudad, más ecológica y amable", sostuvo la regidora.

Las cámaras también incorporarán de manera automática el expediente sancionador de quien incumple, "lo que servirá de medida correctora contra la picaresca que existe ahora", dijo.

El actual sistema, "que está ya muy amortizado al ser del año 2001", según recordó la alcaldesa, presenta averías frecuentes que, en algunos casos y debido a la dificultad en la disponibilidad de los componentes al desaparecer el proveedor del mercado, tarda en arreglarse. Además, incidió que las directrices europeas van encaminadas a la eliminación de las barreras físicas como medidas de control.

Los sistemas de control se encuentran actualmente en seis zonas:

  • Puerta de entrada y salida de Rúa do Progreso
  • Puerta de entrada en R/ Luís Peña Novo
  • Puerta de salida en R/ Amañá
  • Puerta de entrada en Porta de Santiago
  • Puerta de entrada en la confluencia de Rolda da Muralla con R/ Vilalba
  • Puerta de salida en Praza da Constitución

Con el nuevo sistema, se mantendrá las mismas zonas y se incorpora la confluencia de Rolda da Muralla con calle Vilalba, que será puerta de entrada pero también de salida, al igual que en Porta Miñá, que será puerta de entrada y salida.

Estos cambios obligarán, además de a la disposición de las cámaras, a reordenar el espacio urbano en el tramo peatonal en la Rolda da Muralla comprendido entre las calles Vilalba y Bispo Aguirre. "Hablamos de reordenar la intersección desde la Rolda en el carril más próximo al Adarve da Muralla, mientras que la salida se realizará por la franja más próxima a las fachadas de la Rolda, compatibilizándolo con la red semafórica de la Rolda da Muralla las maniobras de entrada", matizó.

Los permisos de accesos se mantendrán como hasta ahora con los residentes, cerca de 3.000 existen en la actualidad, así como con los vehículos de carga y descarga y los permisos especiales.

La contratación del suministro e instalación del nuevo sistema se llevará a la Junta de Gobierno Local del próximo miércoles, con un presupuesto base de licitación de 349.645 euros, con IVA incluido. El plazo para su implantación será de cinco meses una vez acabado el proceso de licitación, que puede durar entre dos o tres meses.

Audio

  • La alcaldesa Lara Méndez, sobre el control de acceso del Casco Histórico | Descargar mp3

Multimedia

  • Méndez moderniza o control do acceso rodado no casco histórico para axilizar as entradas e saídas e reducir o tempo de estancia

Noticias relacionadas